Acompañamiento Terapéutico

Detalles del Servicio

Acompañar es estar con el otro, compartir. Etimológicamente: hacerse compañero, compartir el mismo pan. Para nosotros, el Acompañamiento Terapéutico es más que un concepto, es una función concreta en la trama singular del tratamiento de un sujeto.

Acompañar es estar con el otro, compartir. Etimológicamente: hacerse compañero, compartir el mismo pan. Para nosotros, el Acompañamiento Terapéutico es más que un concepto, es una función concreta en la trama singular del tratamiento de un sujeto.

Esto implica la asunción de cierta posición no sólo clínica, sino ética, una clínica del caso por caso; para recuperar la capacidad de construir la propia historia, o una historia, allí donde por causa de la patología se ha perdido la memoria y en vez de recuerdos hay vacío, pero también, una historia que se va hilando en el día a día de la relación.

Trabajamos allí donde la persona es susceptible de sufrir conflicto con el entorno, con la realidad, interviniendo en lo cotidiano para poder actuar, en la calle, en el bar, en casa, con la familia, con los amigos, en el cine; el encuentro se da en un espacio no-terapéutico a priori, sin connotaciones de enfermedad. De este modo, el Acompañamiento Terapéutico es capaz de operar sobre lo subjetivo, lo vincular, lo comunitario y lo social; favorece la escucha, la contención, el apoyo y comprensión psicológica de los procesos por los que atraviesa la persona, como sujeto y como miembro de un grupo.

Nuestro trabajo se desarrolla y configura según la problemática de cada persona, las características socio – familiares, el momento del tratamiento, los objetivos del mismo y el o los lugares en donde se llevará a cabo. Una de las características de este recurso terapéutico es que en todos los casos propone e incentiva la realización de actividades positivas como la apertura de espacios y contextos de interacción, apropiación del ocio, actividades recreativas y lúdicas, etc.; apuntando en todos los casos a mejorar la calidad y estilo de vida promoviendo realización de tareas que desarrollen del lazo vincular – social.

Se pueden beneficiar de forma directa del Acompañamiento Terapéutico, personas en momentos de vulnerabilidad de todas las edades; vulnerabilidad ligada a problemáticas de salud mental, discapacidad, adicciones o también a crisis de crecimiento o momentos de cambios importantes como adolescencia, matrimonio, elección del trabajo, soledad, separación, jubilación, vejez o viudez.

Nos planteamos como objetivo, aparte de que algo del deseo del sujeto pueda ponerse en marcha, que él o ella puedan convivir con su particularidad. Desde esta perspectiva no se trataría de adaptar al modo normalizado de hacer y pensar, si no de ayudar a hacer convivir lo propio de la persona con la realidad y con los otro.

Actividades en diversas

áreas de trabajo:

  • Apoyo a las tareas domésticas (limpieza, compras, cuidados de ropa).
  • Talleres de cocina en el domicilio y en grupo en recursos comunitarios.
  • Apoyo en la organización de la gestión económica y la toma de medicación.
  • Acompañamiento y mediación social y funcional (gestiones, compras, consultas, comunidad de vecinos, actividades culturales tanto vecinales, como de ocio, etc.).
  • Búsqueda activa de empleo y formación entrenando uso del ordenador, técnicas básicas y en grupo en recursos comunitarios.
  • Estimulación cognitiva.
  • Invitación a participar en actividades grupales en la comunidad (artísticas, culturales, ocio, apoyo mutuo, terapéuticas, etc…).
  • Coordinación técnica con los servicios sanitarios, sociales, educativos u otros.